Pasión por Cádiz

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain
"Ab origene one semper fidelis, in perpetuam, semper et ubiquem Gades. Qui poters capere, capiat"

lunes, 23 de abril de 2012

Mis articulistas preferidos: Manolo Llamas

Pelayo Quintero Atauri y "La dama de Cádiz"

Cuentan que Pelayo Quintero, cuando contempló el sarcófago masculino encontrado en 1887, estaba convencido de la existencia de una pareja del mismo. Durante los años que estuvo excavando en Cádiz fue su sueño el conseguir el hallazgo de este segundo sarcófago. Poseía un chalet en Cádiz, llamado «La Quinta», en el que incluso excavó en su jardín. Todo fue inútil, puesto que no llegó a encontrarlo… ¿O sí lo encontró y lo ocultó al resto del mundo?

A las ocho de la mañana el capataz de la obra, Rafael Gutiérrez Camacho, advirtió que la máquina excavadora que realizaba su labor en el solar correspondiente al chalet de Pelayo Quintero, en la calle Ruiz de Alda (actual Parlamento) , dejaba al descubierto un trozo de mármol, en un gran nivel de arena que se había dado previamente por estéril en material arqueológico. El capataz dio aviso al perito Francisco Mota, que dio aviso rápidamente al director del Museo de Cádiz, Ramón Corzo.

Corzo, junto a un equipo de arqueólogos, se desplazó al lugar y dispuso lo necesario para proseguir la tarea de descubrimiento del sarcófago.

A medida que aparecía el monumento funerario crecía el interés de los técnicos y del numeroso público que se fue congregando en las inmediaciones del lugar, que permaneció vigilado por fuerzas de la Policía Nacional y de la Policía Local, dada la enorme aglomeración de personas.

Al advertirse que la escultura estaba policromada, se procedió a cubrirla con tierra y un plástico negro, para evitar que los rayos solares pudieran afectarla. La pala excavadora había provocado serios desperfectos en el sarcófago, seccionándolo a la altura de media pierna. El día 30 de septiembre se procedió al traslado del conjunto hallado al Museo de Cádiz (Diario de Cádiz, 1980), donde figura con el número de inventario CE09773/1.

Su localización apartada del resto de las tumbas fenicias nos hace suponer la existencia de una zona privada o restringida que junto a su excepcionalidad, compartida con el otro sarcófago, permite aventurar un carácter preeminente del difunto dentro de la sociedad de su época. Las características del sepulcro señalan que fue una persona de alto nivel social, religioso o político. Tal vez fuera la esposa de un dirigente, pero no se descarta que se tratase de una sacerdotisa de Astarté.

 Posteriormente se comprobó que no había ningún otro resto arqueológico en toda la superficie del solar.

8 comentarios:

  1. Excelente artículo, Brigadier... Muy ilustrativo. Da qué pensar sobre la forma en que apareció el sarcófago....

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, esperemos que los visitantes dejen sus opiniones, y por supuesto el autor del artículo pueda contestarlas.

    Puede ser un debate enriquecedor.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Brigadier, por tan excelente información.

    ResponderEliminar
  4. Hola Brigadier, me ha encantado el artículo y es que Cadiz da para mucho. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy buen artículo, deja mucho que pensar.
    http://www.terrenosenelperu.com/listing/terreno-con-vista-al-mar-en-miraflores/

    ResponderEliminar
  6. Ves? tengo la impresión de q no te ha llegado mi comentario¡¡ algunas veces cuando estoy espesa..........estoy espesísima¡¡
    Pepa

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Esto es absolutamente impagable, Antonio.
      Compartir el amor por Cádiz es una fuente de sentimientos, alegrías y valores de enriquecimientos que realzan los tesoros inagotables de una de las ciudades más bonitas, noble y con más historia de nuestro país.
      ¡¡¡¡ENHORABUENA, CON MI AGRADECIMIENTO!

      Eliminar