Pasión por Cádiz

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain
"Ab origene one semper fidelis, in perpetuam, semper et ubiquem Gades. Qui poters capere, capiat"

domingo, 25 de septiembre de 2011

Mis articulistas preferidos: Elena González

La Virgen del Sagrario de Toledo


Esta imagen mariana, bajo la advocación del Sagrario de Toledo, es otro ejemplo de la demanda de obras genovesas requeridas para imágenes de devoción. Hasta ahora hay muy pocos docuementos que nos hablan de esta imagen y muy pocos documentos conocidos de la hermandad que se erigió en torno a ella y la tuvo de titular.

Estamos ante una talla dieciochesca que se corresponde con el modelo de Virgen en majestad, entronizada con el Niño sobre sus rodillas y su jetado por la mano izquierda, mientras que en la derecha porta su cetro de reina. Posiblemente se trate de una de esas imágenes de carácter genovés pero hechas en Cádiz.

Su origen estuvo en la devoción a una imagen de Nuestra Señora, que Don Eusebio Donado del Castillo tenía en el oratorio de su morada. Sobre 1764, seis devotos solicitaron al Obispo Fr. Tomás del Valle la fundación de una Hermandad, bajo la advocación de María Santísi­ma del Sagrario de Toledo, que tendría su sede en la Iglesia de la Conversión de San Pablo.
 

Así, el domingo 14 de sep­tiembre de 1765 fue conducida procesionalmente hasta el palacio episcopal, donde fue bendecida y desde allí a su sede, siendo colocada en un altar que cedió la Hermandad de la Encarnación que entonces existía en dicho templo. Posteriormente ocuparía altar propio, el 16 de marzo de 1789, tras las obras realizadas en el templo, ya que sufragó conjuntamente con la Cofradía del Ecce-Homo, esta reforma y ampliación, durante las mis­mas, la imagen fue trasladada a la iglesia de las Des­calzas quedando desde entonces hermanada con ellas.

El 13 de octubre de 1765 celebran el primer Cabildo General de Hermanos, cuya principal finalidad fue realizar unas constitucio­nes propias de una Hermandad, que ya habían sido refrendadas por el Obispo de Cádiz, y solicitar la aprobación de las mismas al Supremo Consejo de Castilla, que dio su visto bueno el 26 de mayo de 1797, tras haber informado en 1794 nuestro Ayuntamiento sobre dichas constituciones.

Lamentablemente, aún teniendo un grupo de devotos alrededor, ha sido suprimida por el Obispado de Cádiz, perdiéndose la antigüedad y títulos de dicha cofradía.

3 comentarios:

  1. Hace unos días tuve la suerte de poder ver esta imagen, ya que forma parte de la exposición "Cádiz. Entre Sevilla y Genova" que la Orden Servita ha organizado en la Casa de Iberoamérica (Cárcel Vieja). Por cierto, altamente recomendable su visita.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa imagen. La belleza juvenil del rostro,la sonrisa orgullosa de la madre por su hijo, la policromía de las vestimentas, la armonía y la majestad en el trono...Todo en esta talla es hermoso.

    Me imagino que la razón de no nombrarse al autor de la misma en el texto es debido a que no se sabe con certeza a quién atribuirla. En esos años fueron varios los imagineros genoveses que o bien permanecieron por tiempo en la ciudad, o bien ubicaron su residencia en ella, dejándonos en patrimonio obras magistrales de la llamada escuela gaditano genovesa; si bien es cierta la escasa datación que tenemos sobre una gran parte de ellas.

    En cuanto a la acción del Obispado...lamentablemente lamentable amigo.

    Gracias Brigadier.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches, me ha gustado a rabiar este blog sobre Cádiz. Echo de menos otro gaditano ilustre, el escultor y ceramista Sebastián Aguado y Portillo, nacido en Jimena de la Frontera en 1854 y fallecido en Toledo en 1933. Enhorabuena por esta magnífica fuente de amena información.

    ResponderEliminar