Pasión por Cádiz

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain
"Ab origene one semper fidelis, in perpetuam, semper et ubiquem Gades. Qui poters capere, capiat"

martes, 11 de agosto de 2015

Los judíos deportados desde Cádiz

Moshe Yanai y los judíos evacuados desde Cádiz.

El antiguo monolito que conmemoraba los XXV años de paz, situado en la confluencia del paseo de Canalejas con la calle Argantonio de Cádiz, sirvió en octubre de 2013 como base para homenajear a don Ángel Sanz Briz, embajador de España en Hungría y conocido con el sobrenombre de "el ángel de Budapest", a Moshe Yanai, y a los más de 500 judíos que en 1944 zarparon del puerto de nuestra ciudad hacia Haifa, huyendo de la barbarie nazi que se extendía por Europa, quedando el monumento inaugurado por Adela Sanz-Briz Quijano, una de las hijas del diplomático español, y Josef Mor, cuñado de Moshe Yanai.


¿Nos hemos preguntado alguna vez cual es esta historia? ¿Quiénes eran todas estas personas a las que se homenajean?, ¿Cómo llegaron hasta Cádiz?.




El 29 de enero de 1944, sale una carta remitida desde la embajada británica en Madrid, firmada por Samuel John Gurney Hoare, vizconde de Templewood y embajador del Reino Unido en España durante esas fechas.   Dirigida a Sir Anthony Eden, político del partido conservador de dicho país y que llegó a ser primer ministro desde 1955 a 1957.

En ella relata el trabajo realizado durante el año 1943 por su institución con los prisioneros de guerra y refugiados que había en España, independientemente de los británicos evacuados que llegan a la cifra de 20.300, a los que hay que sumar personas de los diferentes países aliados de la segunda guerra mundial.

Lo interesante, lo que atañe en la historia local de Cádiz, es que en dicha carta se refiere a la evacuación de unos quinientos judíos, la mayoría apátridas, que fueron embarcados en el puerto de Cádiz con destino a Haifa, entonces protectorado británico, y cuyo trabajo fue supervisado por el Brigadier Toor que encontró muchas dificultades debido a las intrincadas conexiones militares españolas.

En ese grupo de 500 personas, se encontraba Moshe Yanai, que tenía como anterior nombre Mauricio Palomo, el niño sefardita nacido en Barcelona y deportado junto a sus padres y otros 500 judíos de toda Europa, que con su patrimonio familiar y la ayuda de la Embajada Británica en Madrid estuvieron confinados en el Hotel Playa de Cádiz, antes de salir el 22 de enero de 1944 en los barcos portugueses "Nyassa" y "Guiné", fletados por la Joint, asociación de ayuda a los judíos.

Muchos de ellos fueron salvados en la capital húngara por el diplomático español Ángel Sanz Briz, "el ángel de Budapest" logró rescatar a más de 5000 judíos de la capital de Hungría, gracias a la singular interpretación que hizo de un decreto promulgado por Miguel Primo de Rivera en 1924 sobre los judíos sefardíes, herederos de los expulsados por la Corona de España en tiempos de los Reyes Católicos, a los que se le reconoce el derecho a tener la nacionalidad española.


Usando un subterfugio transformó 200 salvoconductos en 5.200, Dicho decreto fue derogado en 1930, aún sabiéndolo, Ángel Sanz Briz se acogió a él, con lo cual su mérito fue todavía mayor; en 1989 fue nombrado 'Justo entre las Naciones' por el Gobierno de Israel. 

Ese decreto ha entrado recientemente en vigor nuevamente.

Imagen del monumento a los deportados.

Para ampliar cualquiera de las imágenes, hacer 'click' sobre ellas.



2 comentarios:

  1. Un gran artículo para conocer esta parte de la historia de Cádiz tan desconocida. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Siempre aprendiendo con tus artículos. Felicidades.

    ResponderEliminar