Pasión por Cádiz

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain
"Ab origene one semper fidelis, in perpetuam, semper et ubiquem Gades. Qui poters capere, capiat"

lunes, 19 de agosto de 2013

La Virgen del Rosario de Cádiz. Breve historia.



La Virgen del Rosario. Patrona de Cádiz.

Las distintas imágenes de Nuestra Sra. del Rosario.

Si tomamos en consideración que la imagen fundacional está actualmente en la iglesia de San Albano de los Ingleses (Valladolid) son cuatro las imágenes que ha tenido Nuestra Señora del Rosario hasta la actualidad.

- Primera imagen.  La Vulnerata.

La primitiva imagen fundacional era una imagen de talla completa, policromada y estofada, que sostenía una imagen del Niño Jesús en brazos y que desapareció en los sucesos de 1596 . Se desconoce si era vestida con ricos mantos, aunque es posible que no fuera así, puesto que las medidas tomadas por el Obispo don Antonio de Zapata subrayaba la prohibición y uso de los vestidos ajenos en las imágenes de Nuestra Señora. Aquellas que ya poseían sus propios vestidos, no podían adornarlas ni mujeres, ni seglares, ni usar con ellas aceites, tocados ni lechuguillas.

No podían tampoco sacarlas de las iglesias para vestirlas. Estas medidas debían ser cumplidas tanto por las parroquias como por las ermitas y cofradías. Por tanto, es posible que desaparecieran las tallas «de candelero» o de vestir y se realizaran imágenes de talla completa y doradas (HOROZCO, 1598).


- Segunda imagen.

Esta imagen sería la que pasaría al Convento de Santo Domingo desde la ermita del Rosario. Al parecer sería encargada la talla por los «morenos» al poco tiempo de perder la imagen fundacional, siendo de las consideradas «de candelero». Según la tradición esta imagen fue presentada al pueblo gaditano como la misma que había sido ultrajada en 1596 y que había sido restaurada, cosa difícil de imaginar en una imagen de candelero que había sido arrastrada y mutilada, según las crónicas de la época.

La imagen era muy bella y con el rostro algo triste. Se mostraba muy erguida y aunque su mirada era totalmente frontal, en las fotografías conservadas de la imagen se ve como una cierta inclinación de cabeza y ese gesto algo triste que tanto la caracterizaba.  Dataría de finales del siglo XVI (h. 1598 en concreto).

El Niño Jesús es una talla protobarroca que es imposible de fechar y de atribuir, debido a la gran cantidad de repintes que tiene.

Esta imagen de Nuestra Señora del Rosario también tiene una leyenda. Según sabemos entre los días 11 y 12 de mayo de 1931, el Convento de Santo Domingo sufrió el ataque de los asaltantes que saquearon y quemaron todo lo que encontraron en el interior. Entre esas imágenes figuraba la de Nuestra Señora del Rosario, que desapareció en dicho asalto. De la misma se salvaron sus manos y el Niño Jesús, gracias a la intervención  del lego del convento Juan González Fariñas.

Pero… ¿fue realmente quemada la imagen de la Virgen o sólo sufrió desperfectos? En el Boletín Parroquial de Cádiz y su diócesis, en un número extraordinario con fecha 1 de noviembre de 1931 dice textualmente:

“¿Qué es hoy de la imagen? Parece que al menos en parte notable ha sido destruida pero nada nos atrevemos a afirmar. Que existen el Niño y las manos nos consta, de lo demás… el Señor lo sabrá”. 

El rumor corrió por la ciudad no sólo por esas fechas, sino durante años muy posteriores. Además, un dato que veremos en el siguiente apartado, en la imagen del padre Granda, ahondará en la incertidumbre.

-Tercera imagen.  'La rubia de Granda'

Tras la quema de la imagen de Nuestra Señora del Rosario fue sustituida en el culto por una excelente fotografía de la misma, obra del insigne fotógrafo gaditano José Reymundo, que se conserva afortunadamente hoy día. 
 
Un grupo de gaditanos intentó remediar lo ocurrido en mayo de 1931 y se encargó a uno de los mejores escultores y orfebres del momento la realización de una nueva talla. Es muy posi-ble que la iniciativa partiera de la Asociación de Damas Camareras de la Patrona. Fue costeada por la Marquesa de Salobral y Santo Domingo, llegando a Cádiz entre 1932 y 1933.

La imagen la realizó el padre Félix Granda y Buylla, aunque no se basó en la desaparecida, bien porque no quiso o porque no se lo pidieron cuando fueron a encargarle la talla. Fue puesta al culto el 23 de diciembre de 1933, aprovechándose la ocasión también para reabrir la iglesia. Una nota de prensa muy escueta decía:  “Se ofrece en la hornacina una imagen de la Santísima Virgen del Rosario, cuyas manos y el Niño Jesús que sostiene en ellas, pertenecen a la imagen destruida” .

La nueva imagen era bellísima, tallando el padre Granda solamente el rostro, puesto que las manos y el Niño Jesús eran de la anterior imagen. Por tener los ojos azules y el cabello rubio el pueblo, con todo respeto, empezó a conocerla como «La rubia de Granda». Según se decía, era parecidísima a la hija política de la Marquesa de Salobral, Mª Pepa Díez Isasi.

El 8 de marzo de 1936 el templo fue nuevamente saqueado e incendiado, aunque en esta ocasión la imagen había sido convenientemente ocultada, saliendo de su escondite el 26 de septiembre del mismo año.

Como la nueva imagen no caló entre los fieles fue retirada del culto en 1943, pasando a estar durante mucho tiempo en el ropero de la Virgen. La última vez que los gaditanos pudieron contemplarla en la calle fue durante el Corpus de 1969, formando parte destacada de un altar montado delante de la fachada del Ayuntamiento, junto a los Santos Patronos de Luisa Roldán «La Roldana».

Actualmente esta imagen está en Sevilla.

- Cuarta imagen. La imagen actual.

En 1943 se encarga una nueva imagen al imaginero sevillano Manuel José Rodríguez Fernández Andes, artista muy solicitado en su tiempo y muy vinculado a la orden dominica por distintos motivos.

Tampoco esta nueva versión recordaba a la que desapareció en 1931, aunque en el recibo de la cantidad pagada, concretamente 2.500 de las antiguas pesetas que fueron abonadas por el padre prior fray Manuel Crespo, indicaba que se trataba “de una copia fiel de la antigua imagen venerada tradicionalmente en Cádiz y nombrada Patrona de dicha ciudad”.

El 23 de septiembre de 1943 el Obispado de Cádiz autorizaba la bendición y colocación de la nueva imagen de Nuestra Señora del Rosario, a la veneración de los fieles en reemplazo de la que hasta ese momento se veneraba por tal advocación.

El día siguiente fue solemnemente bendecida en su camarín, en el que permaneció oculta tras un velo hasta que fue descorrido para quedar expuesta en pública veneración. La ceremonia fue presidida por el Gobernador Civil don Julio Pérez, el Alcalde de la ciudad, don Alfonso Moreno Gallardo, y otras autoridades civiles, militares y eclesiásticas. Por hallarse indispuesto no pudo oficiar en la ceremonia el Ilmo. Señor Vicario Capitular de la diócesis, doctor don Ángel Navarro, haciéndolo el M.I. señor don Francisco Serrano Cid, canónigo canciller del Obispado.

El día 4 de mayo de 1947, Nuestra Señora del Rosario fue coronada canónicamente en una ceremonia celebrada en la plaza de San Antonio de nuestra capital.

Era la primera coronación canónica realizada en nuestra capital.

3 comentarios:

  1. No canto bien, Brigadier, pero me gusta cartar esos versos por alegría a mi Virgencita del Rosario. Necesito volver por Cái.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Antonio, me interesó mucho

    Nitai

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante ! De más está decirte que he guardado todo, fotos incluidas. Gracias Antonio !!!

    Leonor

    ResponderEliminar